Sin título


Los temblores de la fiebre le duraron toda la noche. El escalofrió le subía por todo el cuerpo, incontenible, y ni siquiera echándose arriba todas las colchas y sábanas que encontró pudo terminar con él. Las manos le temblaban, todo el cuerpo le temblaba, y ya no sabía cómo contener aquel temblor descomunal. Pensó que no iba a llegar a la mañana siguiente, pero, extrañamente, no sentía miedo. El miedo, o la paranoia de la muerte (cuyo aliento siempre llevamos en la nuca, pensaba), sólo pertenece a los que aun ven lejana la hora de acudir a ella. Pero el viejo, que se sentía próximo a morir, sólo pensaba en encontrar una manera de terminar de una vez por todas con aquellos temblores; buscaba por todos los rincones el remedio para ese castañeo constante de los dientes, pero ni amarrándose con soga la mandíbula, ni mordiendo un trapo podía contenerse, porque el amarre de la soga a la cabeza no era lo suficientemente fuerte como para contener el incesante repiqueteo, y no quería el viejo que, por curarse de los temblores, fuera a morir ahorcado con su propio remedio (qué idea para alguien que de todas formas se sabe destinado a morir), y el trapo, si bien amortiguaba los golpes entre los dientes, no era capaz de acabar con la fuerza que provocaba los temblores, así que al final terminó el viejo escupiendo los trapos, renegando de la soga que quería llevarlo a la tumba antes que aquella fiebre de los mil demonios y, exhausto, se dedicó a recorrer toda la casa en busca de un botiquín de medicinas que ya ni siquiera recordaba en dónde había puesto la última vez que se había enfermado seriamente, muchos años antes del comienzo de esta maldita crisis (otra vez renegaba el viejo), y era como si la pobreza económica se hubiese propuesto acabar con su salud, que antes nunca cogía un catarro y desde que habían comenzado los apagones y por la televisión no cesaban de anunciar la inminencia de la hora cero (de cero comida, cero luz, cero esperanza y cero de todo lo imaginable y lo por imaginar) no había un mes en que la matunguera lo dejara libre, en que la gripe (bautizada siempre con el nombre de la mala de la telenovela de turno) no lo atrapara, en que no despertara con el temor de abrir los ojos para comprobar si por fin lo había atrapado durante el sueño esa extraña neuritis que dejaba ciegos de golpe a quienes, hasta la noche antes, nunca habían padecido de la vista; y ahora esta fiebre incontenible, como salida de las selvas africanas, que amenazaba con acabar con él. Lamentaba morir en medio de tanta miseria, nunca imaginó que fuera a morir pobre y solo, pero ya a nadie le importa que haya un viejo más o un viejo menos en esta ciudad de mierda, tan solo se preocupan por resolver sus problemas, conseguir su comida, ponerse para su negocio, que lo único que no puede hacer uno ahora es tirarse a morir, y precisamente eso era lo que iba a hacer él, viejo pendejo, se iba a morir justo cuando todos trataban de no morirse.Por suerte el botiquín apareció, y apareció en él un paquete de duralginas amarillas, guardadas desde alguna época lejana que ni siquiera se preocupó de recordar, como tampoco se preocupó por verificar la fecha de vencimiento, que ya debía haber pasado hacía muchísimo tiempo, porque las manos casi no le respondían y necesitaba abrir el paquete, sacar la cápsula salvadora, la que lo iba a rescatar de las mismísimas garras de Hades, de donde solo han podido retornar, que él recuerde, Orfeo, Ulises y el viejo fiorentino Dante Alihieri (y ahora él, duralgina mediante).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: