La muerte is out there


“La Muerte is out there”, reza el cartel…
La Muerte está allá afuera, en algún lugar, esperando a que la encontremos. Hay muchas formas de morir. Escojo, por ejemplo, la muerte por suicidio con arma de fuego. Un rifle encajado debajo de tu barbilla, o el cañón del mismo rifle en el cielo de la boca, o una pistola apuntando al lado de tu oreja, y de repente la nada. Escojo una muerte rápida, sin parientes y amigos que invariablemente se apiñarán al costado de tu cama a presenciar tu decadencia, que se turnarán un día sí un día no para cuidar de ti, o de lo que va quedando de ti, y que más tarde o más temprano irán comprendiendo que ya no tiene sentido; de parientes y amigos que invariablemente te mentirán a cada pregunta que hagas, que pronto vas a estar bien, que dice la doctora que debes hacer reposo, como si no supieran que, más tarde o más temprano, tú comprenderás que no hay nada que hacer, que no tiene sentido, que eres protagonista de la misma escena que tantas otras veces te ha tocado presenciar, y tendrás la certeza de que es esa escena, y no otra, la que estás viviendo. Escojo ahora, la muerte absurda. Levantarse una mañana como otra cualquiera, salir a trabajar, en tu moto, también como cada mañana, y de repente un auto se mete en tu camino y te tira hacia la otra senda, y el separador de la avenida hace que tu moto salte y caiga justo frente a una guagua que viene en dirección contraria. O de repente el auto que venía tranquilamente a tu lado en la misma avenida pierde la dirección y choca contra ti. Y entonces vas tú por el aire, no sé si en dirección a la defensa de la guagua o si al contén de la acera, y no lo sé porque realmente no importa, sólo es ese instante en el que estás volando, y apenas tienes tiempo de darte cuenta de lo que ocurre, sólo un momento, un fracción de segundo antes de que se termine el tiempo.

Anuncios

2 comentarios

  1. General Electric said,

    septiembre 1, 2007 a 10:24 pm

    Muy bueno. Qué lastima que parece que lo abandonaste. Las instrucciones para Matar la rata están soberbias. Las leeré cuando sea el caso, ja ja

    saludos

  2. Ann said,

    febrero 4, 2010 a 1:00 pm

    eye y tu no das tan buena suerte que ahora te crees emo aaaajjjjjaaaaaa estas filosofando igual que ellos pe a nada y para que sepas tambien ami me fue mal muy mal y ademas que fue de las ratas pucha tu si que las exterminaste pues y hasta la ratita sexi murio hay que penita como dices hoy estas mañana quien sabe lo que debemos saber es que tenemos que vivir y hacer como si fuera e ultimo no pero la mayoria no valora la vida y al contrario se suicida que mal buuuuuuuuuu.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: