Crónica del fin del mundo

Dios ha muerto. Lo han dejado tirado en un rincón. Lo han lanzado al basurero. Dios no ha ido al Cielo: varias capas de mugre yacen sobre él y no lo dejan levantarse. Los ángeles gritan por él, alzan su coro celestial para ser oídos en la tierra. Alzad a Dios, gritan los ángeles, pero los hombres se quedan viendo los deportes. Levantad a Dios, vuelven a decir, pero las mujeres sólo atinan a asomarse a las ventanas. Algunos empiezan a pensar que se acerca el fin del mundo. Y los curas comienzan a dar misas, por si acaso; y los usureros comienzan a sacar cuentas, también por si acaso. El mundo está sostenido por tres elefantes que andan sobre una tortuga gigante, y sobre la tierra se sostiene una alta bóveda celeste; y más allá está Dios.

Anuncios

Fotos