Vocación


para Karina Marrón

(respondiendo a su publicación en Espacio Libre)

Una, dos, tres… y hasta la quinta opción. La boleta tenía más espacios, se podían pedir más carreras siempre y cuando fueran de corte pedagógico. Pero quién quería ponerse a dar clases, irse a estudiar a Ciudad Libertad cuando muy bien podía terminar en la UH, o en la Cujae. Sobre todo la UH. De la infancia me llegaban los recuerdos de mi madre haciendo pruebas los domingos en la tarde, en la facultad de Filosofía e Historia de la UH, curso para trabajadores, o adentrándose en la antigua casa de don Fernando Ortiz, yo junto a ella, en busca de algún libro necesario. Recordaba mirar los autos bajando a toda velocidad por la calle aledaña al estadio universitario, y a mí mismo correteando por los alrededores de la facultad de Historia, o por sobre el techo de la cafetería donde años más tarde el gordo Gerónimo (el Alcalde de Sodoma, según el negro Tomás) nos vendería todo tipo de panes, empanadas, arroces y refrescos, cuando queríamos buscar alguna opción a los repugnantes almuerzos del comedor universitario José Machado (el cual, dado el carácter terrorista de las comidas que allí se ofrecen, bien podría llamarse Gerardo y no José, para no deshonrar al héroe y sí aborrecer al otrora dictador).

Así que nada de Pedagógico. Mi promedio durante los tres años me lo permitía. Había obtenido 100 en todas las materias, excepto en Educación Física 11no grado (“ven a revalorizar”, me había dicho el profesor durante el almuerzo delante de todos mis compañeros, pero yo decidí no pasar por la humillación de revalorizar esa “asignatura”); y Preparación Militar, donde no gozaba del aprecio de Luis el PMI, quien se negaba a darme los 2 o 3 puntos que me faltaban para llegar a la calificación perfecta. Las calificaciones del segundo semestre de 12 grado no contaban. Esas no eran tan buenas, pues había decidido dedicarme a la guitarra durante los autoestudios en lugar de estudiar, digamos, la ley de la relatividad de Einstein (la profesora de Física me había salvado de mi primer suspenso en el pre al regalarme sesentaytantos puntos en esa prueba).

Así, tenía a dos muchachas por encima en el escalafón para Ciencias de la Computación, mi asignatura preferida.  Liuva y Cristina, ellas dos con sus 100 puntos exactos; yo con mis 99 largos, y los demás aspirantes por debajo de mí; ten total res o cuatro más, de forma tal que no alcanzaban las 5 plazas que se ofrecían para toda la provincia Habana.

Rellené la boleta como mejor se me ocurrió. La segunda opción fue Ingeniería Informática, prima hermana de la primera, aunque su corte marcadamente ingenieril nada tenía que ver con mi vocación por la programación. El tercer y cuarto lugares lo ocuparon dos ingenierías más, de cuyos nombres no logro acordarme, y en las cuales quizá no hubiera sido muy feliz. El quinto puesto, para cerrar con alguna asignatura que sí pudiera obtener en caso de fracasar las otras cuatro, lo ocupaba la Matemática pura. Años más tarde, y no frente al pelotón de fusilamiento sino estando ya en la propia facultad de Matemática y Computación, comprendería que seguramente no habría durando demasiado en esa carrera.

Esas fueron mis opciones. Hices las pruebas de ingreso y de mi tercer lugar caí al quinto. Los estudios de guitarra me habían relajado tanto que en las pruebas de ingreso no logré los mejores resultados. No obstante obtuve lo que quería. Afuera quedó mi amigo Carlos Cueto; él si se tuvo que ir con la Matemática pura, y no le fue mal: se graduó y ahora es profesor en la UH.

De toda esta historia solo queda añadir que durante el año del Servicio Militar comenzaron las dudas. Un día me di cuenta de que me interesaba escribir, que debía haber pedido alguna carrera afín con las letras. Sin embargo no hice nada por cambiar de carrera, aunque lo tuve en planes si por alguna casualidad no me iba bien en el primer año. A fin de cuentas, la programación siempre me había gustado y me sigue gustando, de forma tal que me convertí en un escritor frustrado. Pienso que de haber cambiado, habría sido entonces un programador frustrado.

Terminé mi licenciatura en Ciencia de la Computación; alternativamente pasé el curso del Centro Onelio Jorge Cardoso. Mis conflictos profesionales aun siguen sin resolverse.

Anuncios

4 comentarios

  1. karinamarron said,

    junio 11, 2009 a 10:29 pm

    Lo escribí en mi blog, pero también quiero que esté en el tuyo
    Gracia Noe por tu comentario y por todo lo que escribiste. Me parece que el tema de la formación vocacional es una asignatura pendiente en mi provincia, en la tuya y quizá en toda la Isla. Tú al menos tienes la suerte de haber estudiado algo que de verdad querías, otros simplemente optan por lo más cómodo sin darse cuenta de que la profesión es algo que debe gustarte, para no sentir el trabajo como una carga insoportable, además de que es tiempo de nuestras vidas que no se recupera luego. Por otro lado, leyendo lo que escribiste descubrí que el tema de las carreras pedagógicas es el denominador común de una ecuación que necesita respuestas inmediatas. Yo también crecí viendo los sacrificios de una profesora, que si no hubiese tenido vocación, amor profundo y respeto por su profesión, hace mucho tiempo lo habría dejado. Alguna vez también consideré entre mis opciones el enseñar, más por presiones que por decisión propia; entonces mi madre vino hasta mí con los ojos hinchados de llorar y me dijo que si yo la quería, que no optara por una carrera pedagógica. Fue más que suficiente, porque en verdad no tenía nada decidido, no tenía vocación. Hoy doy clases en la universidad y lo hago con muchísimo gusto, pero no puedo asegurar que hubiera sido feliz si hubiese elegido el magisterio a la primera.

  2. junio 13, 2009 a 7:38 am

    ¿Te consideras parte de la Blogosfera Cubana, vivas o no en la isla? ¡Entonces este aviso es para ti!

    Te invitamos a llenar una abarcadora Encuesta sobre la Blogosfera Cubana.

    Si no puedes llenar la encuesta online o no tienes acceso a Internet, escribe un mensaje a: encuesta@lahuelladelblog.com solicitando la encuesta como documento de texto, y envíanos después las respuestas por email.

    ¿Habrá más bloggers cubanos hombres que mujeres? ¿Será el tema político el más importante en los blogs sobre Cuba?

    ¡Sé parte de las estadísticas que queremos procesar! ¡Ayúdanos a conocer mejor a la Blogosfera Cubana y a sus bloggers!

    Recibe mientras un saludo bloguero.

  3. junio 15, 2009 a 8:14 am

    vaya, la encuesta está bien larga, y hasta podría parecer cosa seria.
    pero bueno, espero conocer quiénes son los q la hacen, y con qué objetivo… cuando el autor se hace llamar a sí mismo “Papas x Malangas”, o digamos “Coles x Lechugas”, ya no parece algo tan serio…

  4. Cristina said,

    junio 17, 2009 a 9:23 pm

    Oye, Noe, muy lindo tu post. Pero te aclaro, yo no tuve el 100 perfecto del que hablas, yo tampoco terminé con 100 en PMI, yo también sufrí esa pena, PMI no la revaloricé ni aunque me quitó la lindura del 100, a mí lo militar no me gusta ni de lejos, me pasé el año sufriendo esos turnos de Preparación Militar. Cuando Campos se fue, crucé los dedos bien fuerte para que no cogiera Luis el puesto de Internado, qué horror, escapamos.
    Y en cuanto a las vocaciones, nada perdido. Como tienes dos, siempre una se te iba a quedar coja. Creo que el Noe escritor vive en este blog y en todas las cosas que escribirás, vamos, empieza ya con esos proyectos grandes, no te dejes vencer por la pereza.
    Un abrazo,
    Tu lectora fiel.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: