Orfeo


Yo,  hijo de los Dioses,
que con mi canto destruí rocas,
e hice bailar los árboles,
y rendí a bestias, peces y pájaros;
que cambié el curso de los ríos
con sólo el sonido de mi lira;
que me aventuré en el Argos y regresé
con el premio del vellocino dorado;
yo, que descendí al Averno
y me atreví a desafiar a la Muerte:

hoy
cambiaría
toda mi gloria
por volver
a escuchar
el rumor
de tus pasos
a
mis
espaldas.

Yo, hijo de los Dioses,

que con mi canto destruí rocas,

e hice bailar los árboles,

y rendí a bestias, peces y pájaros;

que cambié el curso de los ríos

con sólo el sonido de mi lira;

que me aventuré en el Argos y regresé

con el premio del vellocino dorado;

yo, que descendí al Averno

y me atreví a desafiar a la Muerte:

hoy

cambiaría

toda mi gloria

por volver

a escuchar

el rumor

de tus pasos

a

mis

espaldas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: